Selección de “Último día como poeta” de Julio Darío Vera

Cementerio

Sobre toda esa
ostentación de la muerte
logro comprender
que se enjoyen cadáveres
sólo si
en realidad
lo que se está haciendo es
resaltar la paz
reflectar en la armonía
hacer ofrenda
al equilibrio
a la igualdad
al silencio
a todo lo que subsane
la incomodidad de estar vivo

 

En una de esas

odio desdecirme
hacer de cuenta que un tatuaje ya no existe
levantar campamento en otra zona de la razón
aunque sea
abandonar una huella a su terquedad.

pero qué difícil mantenerse en guardia
no hay corazón por más piedra que sea
que resista un constante goteo de ternura

cómo enojarse con la humedad del rocío
quién le va a reprochar la baja tensión
al cielo durante un ocaso moderado

a veces uno busca una ruta comercial
y se encuentra con un continente nuevo
en una de esas

quién te dice

 

Elefante

un rugido lo abarca todo
parece el magma del planeta explotando
y anticipa la llegada de algo
cuyo adjetivo principal es “demasiado”
la tierra tiembla dándole la bienvenida
a este trozo de asteroide que se avecina
dispuesto a chocar contra una placa tectónica
todo parece frágil a su alrededor
imposible hacerse el desentendido
ante tanto estímulo sensorial
sin embargo
se reserva para su intimidad
murmullos en poquísimos decibeles
lo más importante que tiene para decir
nos pasa desapercibido
como tantas otras cosas

 

Tentación

una bañadera a disposición del croupier
apabulla a cualquier jugador
cuánto azar
cuánto vértigo
dispone esta partida definitiva

sólo la soberbia puede arquear la ceja
recurrir a su As en la manga
y con un solo corte
ofrecer
el interior de sus venas secas

 

Como siempre

Te fuiste como viniste
casi por error
sin proponerme el desconcierto
y en ese recorrido
de risas fugaces y artimañas
me exigías la explicación
del cielo del infierno
buscando
no la verdad absoluta
sino
al artesano que engendró
la configuración de mis ojos.
Y en ese vaivén decidiste
otorgar la última palabra
anotar cada enseñanza
ocultar mis fallos
hasta que pasado ese ciclo lectivo
te fuiste al mazo
sin un aviso con días anticipación
sin explicaciones ni consejos
confiando en que podría resolverlo
sobreestimándome como siempre.

__________________________________

Julio Darío Vera nació en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires en 1985. Es editor en Ser Seres Ediciones, conductor de radio en Radio Emergente y en Radio Teatro Del Globo y organizador de eventos artísticos en diferentes centros culturales. Dicta los talleres de escritura creativa “Introducción a la narratología” y “Laboratorio del Poeta” en la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA, dentro del marco de extensión universitaria.Ha participado con poemas y cuentos en distintas antologías. Último día como poeta es su primera publicación individual.