Poemas de Nicolás Figueredo

Foto de Félix Morales

Tirar la basura

Salgo para tirar la basura.

Yo espero en la noche algo más,

Sin saberlo.

Un oscuro silencio que ahogue,

Pienso.

Pero regreso, y duermo.

Salgo otra noche a tirar la basura.

En la lejanía habitan aullidos sordos,

Y escucho.

Un leve silencio me espera,

Supongo.

Regreso, y espero otro día.

Me sacan por la noche.

Una soledad profunda,

Te acecha.

Los pájaros intuyen tu llegada,

Hacen silencio.

Se aleja y se esconde.

Él sale, arroja la basura.

No se anima a voltear,

Intuyo.

Tiene miedo de caer,

Morir.

Entonces, se vuelve a dormir.

Después de la lluvia

Llegan raudales grises,

Nubarrones negros,

Y la tierra latente,

Jadeante, nos mantiene ausentes.

En el surco, que impaciente

Al árbol se eleva,

Se desprende el vaho estremecido

Al escuchar el trueno que retumba en la tierra.

Y entre los vapores o

El agua,

Una nebulosa nos confunde,

Pero irremediablemente

nos empuja a pensarla.

¿Qué habrá después

De todas las lluvias

Y todas las aguas?

Catarsis

Las cosas todas arremeten en un frenesí.

Me descuartizan y por último me extraen los ojos.

Borbotones de sangre, gritos, gemidos, más sangre.

Entonces, las imperfecciones se diluyen.

El círculo vuelve al agua, y llega al corazón.

Instante lúcido

Recorren liviano y dulce

Azules silencios

De ríos que me atraviesan

Y no me comprenden

Pero me conocen.

Allí despierta el árbol

Pero también el libro.

De vanas sombras

A instantes lúcidos,

Palpables,

Que se desmoronan

Cuando el río me piensa,

O yo pienso al río

__________________________________

Jonathan Nicolás Figueredo tiene 28 años. Vive y vivió siempre en Grand Bourg. Actualmente está cursando Lengua y Literatura en la UNGS y es egresado del Profesorado de Filosofía.