Poemas de Nahuel Canteros

Fotografía de Karina Schenzle

O gorriones como decía Eva
Somos 
como dos golondrinas 
que viajan de norte a sur 
siguiendo el calor del sol 
y a riesgo de perderse 
el camino las encuentra. 

Me cansé de los moretones 
Los fines de semana y los botines 
juntan a los varones 
como el alpiste a las palomas. 
Adentro de la cancha 
la virilidad rueda de un arco a otro, 
en las tribunas de canto en canto. 
Un día agarré una pelota, 
le saqué todos los gajos, 
descosí el hilo del cuero. 
Cuando llegué a la cámara de aire 
noté que el interior era frágil 
y lo único que la salvaba 
era toda esa construcción 
para resistir golpes.

Intermitente
Arriba, 
en la porción mezquina de cielo 
sobre mi cabeza 
hay estrellas que para verlas 
es necesario hacer un esfuerzo descomunal. 
Pero ahí están, 
como todo aquello que por tibio 
parece inexistente. 

Volcán 
Eso de percibir al fuego  
solo en la noche 
puede hacernos creer  
que bajo la luz del día 
lo único que arde  
es el Sol 

*
Pienso en vos 
mientras un gato  
camina por la cornisa. 
La hamaca paraguaya 
se mueve, 
pende de un soporte, 
apenas dos tornillos 
sostienen mi cuerpo 
¿Cuántos instantes viviste  
para que tu adolescencia te transforme 
como una naranja  
que a pesar del ácido no pierde su dulzura?

*
La justicia social es un espiral
consumiéndose en una noche de verano
mientras un montón de mosquitos
esperan por tu sangre.

__________________________________

Nahuel Canteros (1993), nacido en el Conurbano Bonaerense. Estudia Políticas Sociales en la UNTREF y trabaja en Casa Minga, un bar cultural ubicado en Villa Ballester. Ganador del segundo premio en cuento (2021) de la Sociedad Argentina de Escritores (SADE) de Tres de Febrero. Tiene publicaciones en la revista Marambio, El Tresdé y revista Khe. Asimismo, en una antología de SADE y de Escrituras Indie.