Poemas de Leandro Surce. Selección de In medias res

In medias res (Ed. Cartografías, marzo de 2020)

1.


Me meto la mano entera en la boca.
La quiero morder pero
me contengo.
La quiero hundir
un tanto más.

Salir
empuñado
cuando saque
la mano.

8.


¿A quién pertenece
el contorno de cada cosa
al fondo del que se recorta
o a la figura que contiene?

Pregunto porque quiero saber
si la línea del horizonte
es propiedad del cielo
o de la tierra.

9.


Quien tortura
tira de las cuerdas del nervio
con el mismo entusiasmo con que un niño
desarma su juguete preferido.
En el fondo ambos quieren lo mismo:
rascar la cascara del secreto hasta llegar
al corazón espacioso del asunto.

23.


Se ha hecho célebre la foto en blanco y negro
que John Deakin tomó a Francis Bacon:
el pintor sostiene con sus manos
medias reses de ternero. Levanta los brazos
y los trozos elevados de carne llena de carne
se despliegan al costado de su torso desnudo.
La imagen resulta bastante chocante.
Por regla general un ángel caído
no suele conservar sus alas.

24.


Deleuze sostiene:
Para Bacon como para Kafka
la columna vertebral no es sino
la espada bajo la piel
que un verdugo ha deslizado
en el cuerpo de un inocente
adormilado.

Esta espada brinda unidad
a la masa de carne.
Y si se la saca de su vaina
corta chorreando vacío
pero tampoco duele
de hecho no se siente nada
porque esto también
sucede como en sueños.

30.


Sobre la mejilla lista del lienzo no.
Es demasiado esperable.
Así no se da ni se recibe un golpe.

Para que la tela sangre
se la debe atacar por la espalda.
Es necesario desmontar el bastidor
dar vuelta la tela
exponer
su rugosa credulidad
para que la marca
irracional trabaje
y la piel se curta
como si se encontrara
por primera vez
a la intemperie.

35.


Memento mori
es una expresión latina
que significa “recuerda que morirás”.
A lo largo de la historia de la pintura
este recordatorio se ha traducido
en la inclusión de cráneos o huesos
de flores marchitas o frutas podridas.
Sin embargo, en las pinturas de Bacon
asume otras formas:
cuando no es corte ni aplastamiento
es un cachetazo azul
sobre el rostro impresionable
de la vanidad humana.

12.


No te inquietes
el cuervo que te espera
no apetece más que el lastre
de tu inquietud.
Eso solo.
Solo eso.

__________________________________

Leandro Surce nació en Florida, Buenos Aires, en 1984. Es Licenciado en Ciencia Política (UBA) y estudiante del Profesorado y la Licenciatura en Filosofía (UBA).Obtuvo una mención en el concurso de cuentos “Vicente López, ciudad fantástica” (2012) y el primer premio del concurso de microrrelatos organizado por la Revista Crac!-Literatura (2013).Sus microrrelatos han sido publicados en distintas antologías y revistas, entre ellas Minificción (México, 2016, 2018), Plesiosaurio, primera revista de ficción breve peruana (2017, 2018) y Brevilla (Chile, 2017, 2019). En 2015 su libro Pormenores (cuentos) fue publicado por la editorial Qué diría Victor Hugo? En 2017 obtuvo el segundo premio del “I Certamen de Ensayo Filosófico”, organizado por el Departamento de Filosofía (UBA), por su trabajo Intemperies: Las vacaciones de Nietzsche o cómo filosofar sin abrir el paraguas.Colabora en la revista Liberoamérica realizando reseñas y entrevistas a escritores. Trabaja como docente de Filosofía y Sociología. Dirige el sello independiente Kintsugi Editora. In medias res (Ed. Cartografías, 2020) es su primer poemario publicado.