Formas. Por Eric Schierloh

i.m. Ted Enslin

 

Agua

 

——————————El agua
que una vez corrió por el río
entre piedras de endurecido
silencio
ya no es río
sino otra cosa.
———————————————Agua blanca
que no conoce la sal espesa de las lágrimas
     ni la transparencia
        de la intrincada filtración
            de las oscuras raíces.

           ———La velocidad———del agua
           a medianoche en el frío cuerpo
           de quien duerme
           lejos del tiempo
           soñando sin
           recuerdos
           en remolino—————acuoso
           en el que flotan
           como pájaros de humo
                                 animales heridos
                                 huellas en el barro
                                 viejos presagios de lluvia.

———————————El vacío
debajo del agua no es como
el vacío detrás del ojo                       anidando el agua
su propio pulimentado espejo
en el que el ojo que es agua
apenas ve
la forma de un ojo—o un ojo.

Y la gota que atraviesa el espacio
trae con / en su vértigo de ± años
una memoria—esa otra cosa—sin
                                           colores.

       Y la música gutural de las ranas
                      y la súbita sed de los pájaros
        bajo árboles grises abiertos a los cielos
        como resecos cerebros
                                      desmembrados.
       ———Trozos de hielo negro
       en la corriente del agua blanca:
       pequeñas crías de tortuga montadas
       sobre viejas osamentas olvidadas
       que hunden sus costillas en las piedras
                                   del fondo del lecho
       y beben con sus vértebras el aire
                                  de la superficie.

———En el agua no hay líneas
que corten otras líneas ni puntos
que recorten rígidos ángulos ni
                         viceversa:
apenas la pura inercia blanca
del sol a mediodía.

Vibraciones de la cuerda de un arco
en el silencio de la oscuridad que precede
la noche en el agua de la orilla.

       ———Los chapoteos de los animales
       en la hondonada despiertan en el agua
       blanca un recuerdo impreciso, vago
                                   &
       cuando ora agua más al norte
       enfría los desnudos pies del cazador
       las tortugas expectantes se lanzan
       a la corriente y nadan hacia el fondo
       del lecho y el viento arruga
       las espaldas del agua
       que comienza a ser
                             que ya es
       memoria · · · · · · · · · · · · · · · · · · · ·· · cae definitivamente la noche.

 

 

Noche & Simetría

 

——Cuando los pájaros nocturnos cantan
                              solitarios
y el viento sopla
                  y la luna brilla
hay una fuerte lección                         (y conexión
que aprender · · · no se trata sólo del tiempo
marchando
                  o de la tierra rotando
hacia el amanecer——es más
que eso:                         escucha.
                                                      Sólo escucha.

Porque es una clase de simetría
eso que es cantado—porque la simetría en sí misma
es una clase de canción, de conversación sin palabras
y un lamento antiguo: la armonía
                                                                  de las vibraciones.

El día abre su boca, el día despunta.

El sueño——el Reino de los Sueños
levanta, se extingue————desaparece.

Abro la puerta de la casa:
no hay ninguna clase
de pájaro
allí, en el cuarto
—en los espacios domésticos.

Ni viento—o luna——tampoco
                 noche, en definitiva.

Nada sino luz
—la luz del viejo día nuevo
y la consciencia
                     erigiéndose juez.

Dónde…:

                                                                                                                                                                                                                   ¿Estuvieron allí alguna vez?
                                                        ¿Ellos?
                                                         ¿Allí?
                                                         ¿Alguna vez?

El de sobra conocido lenguaje
                                                 de las preguntas.

 

 

Piedra

 

¿Cuál es el secreto de la piedra?

Como una tortuga de doble caparazón
la piedra se cierra a sí misma
            ———desde sí misma
                              hacia sí misma
                              —en sí—la piedra.

Tanteamos su peso,
                  atisbamos su naturaleza evasiva,
y después—incluso—callamos.

¿Cuál es la margen que contiene el agua que corre libre en el
                               /interior, desde sí mismo—hasta sí mismo?

Necesitamos olvidar—en sí.

¿El secreto de la piedra?

En el camino, junto al mar y las montañas
donde las piedras—cada piedra es un templo
y todas las imágenes son espejismos
                  el viento frío se vuelve oscuro
y la oscuridad brilla en todos lados.

Detén tu camino.
Arrodíllate.
Ahora.
Ahora.

Recógela—sólo
eso

recógela:

una piedra.

 

 

Zapatos

 

Es temprano por la mañana otra vez
—demasiado temprano para que el sol brille
—demasiado tarde para que la luna comparta el cielo.

Agua fría—dientes fríos.

Café caliente.

Una telaraña en el rincón—vacío
         del cuarto en sombras.

Es como si la mente bebiera del espacio
            dibujada por estos muros
            reales
            sin ventanas
            hasta que todo
            por fin encaje.

¿Qué en qué?—Misterio.

El único qué que reconozco
            esta mañana
es que mis zapatos están
            ahí fuera
            ———signifique lo que eso
            signifique.

 

 

Paciencia

 

La paciencia (del que mira
                                           el gusano que no carga
                                          ni el peso de los ancestros
                                           ni la prismática visión
                                          de una futura descendencia——
                                           el agua que siempre colma———
                                          las sombras bailando contra el muro
                                           y nunca contra la muerte————
                                          la planta sola durante siglos y
                                           solitaria en el espacio inconmensurable—
                                          el movimiento de la luz que es luz———
                                          el barro lechoso y tibio del pantano
                                          moscoso que hiede a muertes————
                                          el techo límpido y sonoro de la casa
                                          bajo las repentinas lluvias de verano——
                                          la flor en la planta en el espacio
                                          fuera del tiempo————————
                                           los cuervos en lo alto de las copas de los árboles
                                          rodeados de (infinitas) posibilidades———

[Esa es la palabra: la palabra es posibilidades.]

                                          La posibilidad que es cada simple
                                          posibilidad—nacer, morir, nacer y
                                          morir—a través de los colores hacia la luz,
                                          desde las rocas hasta la inundación
                                           que vendrá de más allá; el sueño
                                          del animal en lo profundo
                                          de la cueva de sus manos es toda su realidad.
                                          

                                           La realidad—

La paciencia para aprender—y compartir
                                                                            lo aprendido.

__________________________________

Eric Schierloh (La Plata, 1981) publicó los libros Formas de humo (Beatriz Viterbo, 2006), Kilgore (Bajo la luna, 2010), Donde termina el desierto (Bajo la luna, 2012), Costamarina (Barba de Abejas, 2012), Los cueros (La Bola editora, 2014), Frío en las regiones equinocciales (Barba de Abejas, 2014), El mamut (Bajo la luna, 2015, al que pertenece la serie “Formas”), El maguey (Club Hem, 2016), Troglodytes (El Sueño del Panda, 2017), La mera tierra (Bajo la luna, 2017), Variaciones sobre cerrar los ojos (Editorial Municipal de Rosario, 2017), Por el camino de tierra (2017) y China ya no los quiere (Extra/2, Bajo la luna, 2018). Ha traducido a Henry David Thoreau, Herman Melville, Theodore Enslin, D.H. Lawrence, Richard Brautigan, William S. Burroughs, Roger Deakin y Everett Ruess, entre otros. Vive en City Bell, desde donde dirige la editorial artesanal & hogareña Barba de Abejas.